Es más fácil pedir perdón que pedir permiso.

Grace Hopper