Jorge Luis Borges
Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real.