Jorge Luis Borges
Morir por una religión es más simple que vivirla con plenitud.